Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Juan Fernandez: “Cuando alguien dice algo malo de un inmigrante nos afecta también a nosotros”


En enero, organizado por el grupo para promover la relación entre los grupos culturales y sociales de Alkarrekin, se organizaron unos talleres para hacer frente a los chismes sobre inmigrantes. Hubo tres ponentes en otros tantos talleres: Xabier Aierdi, sociólogo; Agustín Unzurrunzaga, miembro de SOS Racismo y Rafael Crespo Ubero, miembro de la asociación Xarxa Antirumors de Barcelona.

En estas sesiones, además de dar a conocer diferentes datos sobre los inmigrantes, se trabajaron estrategias de comunicación para enfrentarse a los rumores. De las 25 personas que participaron la mayoría eran mujeres.

Juan Fernández, ayudante de enfermería de 24 años, fue uno de los participantes. Le hemos entrevistado para conocer qué le han enseñado estos talleres.

7

¿Qué es el taller de rumores?

Es difícil decirlo. Han sido tres talleres. La gente tenía ganas de hablar de este tema. Yo también. A fin de cuentas es un tema que está de actualidad. Es un taller para hacer frente a los cuchicheos. Nos han dado tácticas, datos y cosas parecidas para que sepamos que es cierto y que no.

¿Son ciertos los rumores?

No son ciertos y tampoco son mentiras, hay de todo. Según dicen los datos esto solo preocupa a un 0.9% de la población. Los inmigrantes no nos perjudican. Con dos rumores fundamentados en prejuicios se propagan muchas mentiras.

¿Se ha enconado la situación a cuenta de la crisis?

Lo que dicen la televisión y las revistas tiene mucha influencia. Al escuchar algo sobre el ebola o los sucesos de la valla de Melilla aumentan los recelos entre la gente. Pero así y todo en estos momentos no es la mayor preocupación de la ciudadanía. La gente no considera que los inmigrantes les hayan quitado el trabajo o sean los culpables de la crisis.

Entonces, cual es el problema, ¿que algunos inflan interesadamente los rumores en busca de rédito político?

Si, sin duda. El juego político tiene mucha influencia en el apoyo o la oposición que se difunde y extiende respecto a los inmigrantes. Los políticos también tienen que vender y muchas veces para mal.

¿Con qué actitud hay que encarar los rumores?

Aierdi decía que con mucha tranquilidad. No es nada fácil hacer frente a esos comentarios, están en la calle. A mí me fastidia mucho hablar con alguien del tema y comprobar que al rato por que otro le ha contado un nuevo rumor se quede con esas ideas. Es muy difícil afrontar eso. Pero tenemos que tener en cuenta que cuando alguien dice algo malo de un inmigrante nos afecta también a nosotros. No podemos aceptar eso.

En la cuadrilla también tiramos muchas veces algunos comentarios para hacer unas risas pero no son aceptables. Aun siendo amigo, no es normal reírse por su raza. Si alguien actúa de esta manera hay que cortarlo y la siguiente vez no lo hará.

También nos explicaron algunas tácticas.

¿Por ejemplo?

Aierdi nos decía que al que hace este tipo de comentarios hay que hacerle una pequeña zancadilla. Poner en evidencia lo descabellado del rumor por medio de una respuesta irónica o una exageración por ejemplo. No darle la razón y no reírse.

¿Ha sido una experiencia válida para ti?

Ha sido una experiencia muy positiva. Han sido tres talleres. Elaboramos el tema en el grupo de Alkarrekin. He tenido unas experiencias muy buenas con los inmigrantes. Para ellos es muy difícil integrarse, pero a fin de cuentas este proceso no es nuevo. Nuestros antepasados también emigraron de Euskal Herria o llegaron aquí de otro lugar. Siempre ha pasado.

Ha sido muy interesante para darse cuenta de situaciones e intercambiar puntos de vista. La gente se ha animado, no sé si es mucho o poco pero la experiencia ha sido muy buena. ¿ Se tenía que animar más gente? Si. Y también sería bonito que hubiera más gente joven. Por otro lado la mayor parte de los participantes fueron mujeres. Solo estuvimos dos jóvenes y eso marco mucho la naturaleza del taller.

 

El “filtro triple” de Sócrates para enfrentarse a los rumores

Los oradores del taller de rumorología explicaron algunas estrategias para hacerlas frente

 

La verdad es el primer filtro

Estas totalmente seguro de que lo que me vas a decir es verdad?

No- dijo el hombre- oí algo sobre eso y……….

Está bien- dijo Sócrates- . Entonces no sabes realmente si es verdad o mentira.

 

Segundo filtro, el filtro de la bondad

Es algo bueno lo que vas a decirme de mi amigo?

No, al contrario……………

Entonces, según eso quieres decirme algo malo, pero no estás seguro si es verdad

 

El tercer filtro de la utilidad

Me va a servir para algo saber lo que vas de decirme de mi amigo?

No, la verdad es que no

Bien-concluyo Sócrates- si lo que quieres decirme no es verdad, no es bueno y encima no me es útil, ¿por qué debería saberlo?

 

Aparte de estas, los oradores expusieron también distintas estrategias. Por ejemplo, no ir contra quien extiende los rumores, porque de esa forma se le victimiza. Consideraron más apropiado inducir a la persona que propaga el rumor a la reflexión, para hacerle ver que lo que dice no tiene sentido, en vez de actuar contra el rumor.

 

Como último recurso, afirmaron que puede ser lícita la utilización de la mentira. Inventar datos como argumento contra el rumor.