Día Internacional de las Mujeres

08/03/2017
El Ayuntamiento de Soraluze ha hecho pública una declaración institucional; reivindica el feminismo y llama a participar en las actividades organizadas en torno a este día.

Con motivo de la celebración, hoy miércoles, 8 de marzo, del Día Internacional de las Mujeres, el Ayuntamiento ha hecho pública una declaración institucional que aboga, entre otras cosas, por la igualdad entre hombres y mujeres en el ámbito laboral.

La Comisión de Igualdad del Ayto.; El Foro de Mujeres y La Asociación Korner Morea han organizado un amplio programa de activicades en torno a este día.

7 de marzo: Proyección del cortometraje "FGM Etipopia y posterior coloquio; a las 7 de la tarde, en el Antzokia.

8 de marzo: Concentración musicada; a partir de las 6 de la tarde, en Plaza Berria.

11 de marzo: IIº Día Internacional Kuleroak Buruan; a partir de la 1 de la tarde, en el centro urbano.

 

Esta es la declaración institucional consensuada y hecha pública por los partidos póliticos con representación en el Ayuntamiento:

 

DECLARACIÓN INSTITUCIONAL,

EN RELACIÓN AL 8 DE MARZO “DÍA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES”

El Día Internacional de la Mujer, cuyo tema este año es «Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030», es un buen momento para reflexionar acerca de los avances logrados, pedir más cambios y celebrar la valentía y la determinación de mujeres de a pie que ha jugado un papel clave en la historia de sus países y comunidades.

Cuando los discursos oficiales nos dijeron que la crisis surgió de la pérdida de rentabilidad de los mercados, recordamos que los derechos de las mujeres llevaban mucho tiempo en crisis. Ahora, en cambio, cuando al parecer estamos saliendo de la crisis, tenemos que indicar que los derechos de las mujeres están inmersos en una crisis más dura que nunca.

La crisis económica ha servido en demasiadas ocasiones de excusa para realizar recortes presupuestarios en el ámbito de lo público. Recortes que han incidido especialmente en el aumento del desequilibrio entre mujeres y hombres al trasladar al ámbito privado, sin remuneración y sin reconocimiento a las mujeres que son quienes la ejercen mayoritariamente, la tarea de cuidado y mantenimiento de la vida que debería llevarse a cabo desde lo público.

Los recortes que se están ejecutando en la administración pública, un sector ocupado en gran parte por mujeres y donde las condiciones de equidad laboral deberían de asegurase, están repercutiendo de forma negativa en ellas, al no cubrirse sustituciones, amortizarse puestos de trabajo, o no recuperar las jornadas semanales de 35 horas.

Al sernos negados los derechos que como parte de la ciudadanía nos corresponde, se nos sitúa como receptoras de ayudas públicas puntuales, que percibiremos en función del presupuesto destinado y los criterios definidos por la voluntad política del momento.

En el ámbito privado, a su vez, los periodos de trabajo temporales, las retribuciones escasas y los sistemas de contrato precarios para unos pocos días han ido orientados principalmente hacia las mujeres lo que ha desencadenado que las mujeres hayan tenido que desenvolverse en un sistema productivo precarizado y sobrecargado.

Por todo ello, nuestro empeño fundamental debe ser convertir la igualdad nominal en igualdad real y asegurar el empoderamiento de las mujeres. Debemos cerrar la brecha entre los salarios de hombres y mujeres; reconocer el trabajo no remunerado que supone el cuidado del hogar y de los miembros de la familia realizado por las mujeres, y redistribuir estas tareas de forma equitativa entre hombres y mujeres. Igualmente, tenemos que eliminar las brechas en el liderazgo y toma de decisiones, en el emprendimiento y en el acceso a la protección social; y asegurar políticas económicas sensibles al género que generen empleos, reduzcan la pobreza y promuevan un crecimiento sostenible e inclusivo. Las políticas económicas deben tomar en cuenta a la mayoría abrumadora de mujeres en la economía informal, promover el acceso de las mujeres a tecnologías y prácticas innovadoras, al trabajo decente y a empleos orientados a la adaptación al cambio climático, y proteger a las mujeres de la violencia en el lugar de trabajo. Para alcanzar la igualdad real, no solo es necesario hacer más sino hacerlo mejor.

Y hacerlo mejor supone encarar los problemas y llamarlos por su nombre, encarar las soluciones y llamarlas por su nombre. Los problemas se llaman DISCRIMINACIÓN, DESIGUALDAD Y PATRIARCADO y, la solución se llama FEMINISMO, aunque todos los días se nos intente confundir negando la consistencia ideológica y la tradición política e intelectual del feminismo así como su larguísima lucha social. No podemos permitir ni que el discurso machista campe a sus anchas ni que los ataques a las feministas y a las defensoras de los derechos de las mujeres se conviertan en algo habitual.

Si la igualdad entre mujeres y hombres no avanza, retrocede. Porque el plano sobre el que se desarrolla el trabajo por la igualdad es una pendiente inclinada, y en esa tesitura, todo lo que no avanza sobre esa pendiente, retrocede.

La violencia machista es la manifestación más extrema de la desigualdad existente entre hombres y mujeres. Durante largos años, en esta sociedad patriarcal, se ha vendido como un problema de la esfera privada, un “problema familiar” o “de pareja”. Pero hoy más que nunca, queremos subrayar el origen social de esta lacra. La sociedad va asumiendo poco a poco la violencia machista como un problema de todxs. Y, señal clara de ello es la respuesta popular dada a los ataques machistas que hemos sufrido en las últimas semanas en Soraluze.

Por todo eso, el Ayuntamiento de Soraluze se compromete a:

1.- Defender, en todos aquellos foros en los cuales participe, la necesidad de que los presupuestos de todas las Administraciones Públicas con competencias en materia de igualdad y violencia machista sean adecuados y suficientes para hacer frente a estos graves problemas.

2.- Mantener el actual servicio de igualdad y dotarlo de los recursos técnicos y económicos necesarios para darle estabilidad.

3.- Desarrollar a lo largo del año, en colaboración con las mujeres y grupos feministas de la localidad (Korner Morea, Emakumeen Topagunea…), actividades, cursos y talleres orientados a impulsar procesos de empoderamiento personal y grupal de las mujeres o movimientos.

4.- Utilizar un lenguaje no sexista e inclusivo en todos los documentos que vaya creando.

5.- Hacer un seguimiento exhaustivo del cumplimiento del II. Plan de Igualdad en lo que a las cláusulas de género se refiere en las distintas áreas del Ayuntamiento: subvenciones, contratación, etc. y modificar aquellos documentos que sean necesarios para asegurar su inclusión y garantizar su cumplimiento.

6.- Mantener y reforzar la coordinación interinstitucional para la mejora en la atención a mujeres víctimas de violencia de género y agresiones sexuales.

7.- Trabajar transversalmente con perspectiva de género en las áreas de competencia municipal.

8.- Desarrollar las acciones contempladas en el II. Plan de Igualdad y a destinar íntegramente la partida presupuestaria del 2017 de dicha comisión a acciones directamente relacionadas con ella.

Asimismo, el Ayuntamiento de Soraluze rechaza rotundamente los ataques machistas sufridos por vecinas de nuestro municipio en las últimas semanas y hace un llamamiento a participar en TODOS los actos programados con motivo del día 8 de marzo.