Recorridos

Ruta de los dólmenes

Soraluze tiene un pasado increible lleno de mitos. En la ruta de montaña entre Karakate y Elosua hay una gran concentración de túmulos y dolmenes de más de 4.000 años de antiguedad. Las primeras excavaciones las hizo el mismísimo Padre Barandiarán allá por el 1921 y los miembros de la Sociedad de Ciencias Aranzadi siguen trabajando para poner en valor dichos monumentos.

  • Patrimonio y paisaje

La Ruta de los Dólmenes, denominada PR-Gi 94, comprende un recorrido de 20 kilometros a través de la divisoria de Karakate-Agirreburu y une las localidades de Elgoibar, Soraluze y Bergara.

El visitante podrá disfrutar de vistas espectaculares; hacia un lado unas vistas panorámicas de los montes que separan las vertiente sur y norte de Euskal Herria y, hacia el otro, el mar cantábrico.

En ella podemos descubrir el legado de nuestros antepasados, dólmenes y túmulos que conforman la estación megalítica de Elosua-Plazentzia, dispersados a lo largo del cordal que dibujan las cimas de Karakate, Irukurutzeta y Agirreburu, cuyo interés se ve acrecentado por las extraordinarias panorámicas que nos brinda el recorrido.

Descarga el folleto (3,3 MB PDF)

Descarga la rutaGoogle Earth (73 kB) y GPS (1,2 MB)

La Agencia de Desarrolo de Debabarrena organiza visitas guiadas a través de la ruta.

  • Estación megalítica Elosua-Placencia

La estación megalítica Elosua-Placencia se extiende a lo largo del cordal que dibujan las cimas de Karakate, Irukurutzeta y Agirreburu.

La estructura geológica de los terrenos está formada por materiales provenientes de erupciones volcánicas submarinas como son las lavas almohadilladas (o "Pllow-Lavas) y rocas volcánicas, aunque al oeste predominan las calizas arenosas, margas y margocalizas.

El cordal montañoso discurre por los municipios de Soraluze-Placencia de las Armas, Elgoibar, Azkoitia y Bergara, correspondiéndose con los municipios de Soraluze y Elgoibar el tramo del mismo que discurre entre Karakate e Irukurutzeta.

Las laderas del cordal reflejan el modelo tradicional de ocupación del espacio a través de numerosas instalaciones agropecuarias tipo caserío.

Si bien destaca la expotación forestal de coníferas en todo el monte, aún queda un hayedo de gran valor en la zona alta que representa la vegetación original del lugar. Por otro lado, a lo largo del cresterío se localizan además del pasto, el helecho, la argoma y el brezo.

Si bien el número y tipología de yacimientos arqueológicos sea probablemente mayor, los elementos inventariados actualmente en el cordal montañoso son exclusivamente funerarios.

Los numerosos monumentos megaíticos existentes en el cordal pronton llamaron la atención de los primeros investigadores y fueron excavados por J.M. de Barandiaran entre 1921 y 1922, junto a T. de Aranzadi y E. Eguren.

La estación megalítica de Elosua-Plazentzia está formada por 19 monumentos (9 túmulos, 8 dólmenes, una cista y un monolito) distribuidos entre los municipios de Bergara, Azkoitia, Antzuola, Elgoibar y Soraluze.

 

El Bidegorri

A raíz de que el servicio de los Ferrocarriles Vascongados cesó definitivamente en la zona alta del valle del Deba a finales del año 1967, el Ayuntamiento de Soraluze adquirió en diciembre de 1986 a F.E.V.E. los terrenos sitos en su término municipal pertenecientes al tramo Maltzaga-Zumarraga.

Posteriormente, con el desarrollo del “Plan Foral de Bidegorris” puesto en marcha por la Diputación Foral de Gipuzkoa, se comenzó a finales de 2002, la adecuación de la antigua plataforma de este ferrocarril, para reconvertirla en “Bide-gorri”, con el propósito de fomentar la movilidad sostenible, dando respuesta a los usos ciclistas urbanos y periurbanos de carácter cotidiano, además de los relacionados con el ocio ocasional, el deporte, el turismo y el conocimiento del medio rural y material.

La nueva vía acondicionada que conecta esta población con la de Bergara, tiene su inicio en el barrio de Olea de esta localidad y discurre por un tramo de 1.370 metros hasta llegar a la confluencia con la regata de Egotza, donde comienza el término municipal de Bergara, presentando el tramo subsiguiente la misma uniformidad hasta la barriada bergaresa de Osintxu.

Entre las características principales de este Bide-gorri que discurre junto a la margen derecha del río Deba, cabe señalar que su trazado presenta escasas ondulaciones, tiene una sección media de tres metros de ancho, está perfectamente pavimentado con aglomerado asfáltico y está protegido con vallado de madera en tramos con riesgo de caída.

Sagarrerreka

Viniendo desde Malzaga por la carretera comarcal, al inicio de la variante existe a la derecha un carril para abandonar la misma y acceder al pueblo. Para ello existe una señal de STOP antes de atravesar el túnel que forma la mencionada variante.

Podemos considerar que desde este punto -antiguamente Igarate- hacia la derecha, comienza el barrio y la carretera de Sagarrerreka que asciende en unos 7 Km., hasta el lugar denominado Azurtza, desde donde a través de una pista de hormigón se conecta con la carretera de Eibar a Elgeta.

La carretera discurre en su mayor parte a la vera de un limpio y amplio arroyo denominado Sagarraga-Erreka, que a la postre es el que ha dado su nombre a la zona.

Si algo se puede destacar de Sagarrerreka aparte del arroyo, es su exuberante vegetación, sobre todo a partir de la antigua escombrera municipal, hoy en día clausurada y en donde antaño radicaba la casa solar de Sagarraga con su molino. Tampoco son de desdeñar los idílicos parajes situados en las márgenes del arroyo y preferentemente localizados en su curso alto.

Otro punto de interés al que se accede desde Sagarrerreka, es la ermita de los Santos Mártires Emeterio y Celedonio, popularmente también conocida como San Marcial, situada junto a la antigua casa solar de Ernizketa, en un altozano desde el que se divisa perfectamente la villa. En esta ermita se celebra anualmente en septiembre la ancestral celebración del "Karidade eguna". En la misma existen una talla de San Marcial y otras dos de cada Santo Mártir dentro de un conjunto renacentista, atribuible a un escultor asentado en Oñati conocido como Pierres Picart. Para acceder a esta ermita hay que coger una desviación a la izquierda, a la altura de la última casa urbana del barrio de Sagar-Erreka, una vez rebasada la zona donde se ubican varias industrias.