Día contra la Mutilación Genital Femenina

06/02/2017
Con motivo del Día Internacional contra la Mutilacion Genital Femenina, el Ayuntamiento y el Colectivo Korner Morea han hecho pública una declaración.

DECLARACIÓN 6 DE FEBRERO: DÍA INTERNACIONAL DE TOLERANCIA CERO CON LA MUTILACIÓN GENITAL FEMENINA

La mutilación genital femenina (MGF) comprende todos los procedimientos consistentes en alterar o dañar los órganos genitales femeninos por razones que nada tienen que ver con decisiones médicas, y es reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos de las mujeres y niñas.

Refleja una desigualdad entre los sexos muy arraigada, y constituye una forma extrema de discriminación contra mujeres y niñas. La práctica viola sus derechos a la salud, la seguridad y la integridad física, el derecho a no ser sometidas a torturas y tratos crueles, inhumanos o degradantes, y el derecho a la vida en los casos en que el procedimiento acaba produciendo la muerte.

Para abandonar la práctica de la mutilación genital femenina, es necesario realizar esfuerzos sistemáticos y coordinados que involucren a las comunidades enteras, que se enfoquen en los derechos humanos y en la igualdad de género. Estos esfuerzos deben hacer hincapié en la educación, el diálogo social y en el empoderamiento de las comunidades para actuar colectivamente y poner fin a la práctica. También deben atenderse las necesidades de salud sexual y reproductiva de las mujeres y niñas que sufren sus consecuencias.

La Mutilación Genital Femenina es una práctica ancestral en países como Chad, Gambia, Malí, Senegal, Sudán, Yemen, Somalia, Guinea, Yibuti y Egipto. Es una práctica perversa, oculta a los ojos de las personas que vivimos en los países desarrollados, que, a pesar de que la inmensa mayoría de los países de la Unión Africana hayan ratificado el Protocolo de Maputo, adoptado por la UA en 2003, y se hayan comprometido a adoptar leyes y a establecer sanciones para condenar todas las formas de mutilación genital, arroja datos que nos muestran la gravedad del problema:

  • En Euskadi, en pleno Siglo XXI, se ha estimado que cerca de un millar de niñas de entre 0 y 14 años están en riesgo potencial de sufrirla.

  • A nivel mundial, se calcula que hay al menos 200 millones de niñas y mujeres mutiladas.

  • 44 millones de niñas menores de 14 años han sufrido la ablación, principalmente en Gambia (un 56%), Mauritania (54%) e Indonesia, donde alrededor de la mitad de las niñas de 11 años han padecido esta práctica.

  • Los países con la prevalencia más alta entre mujeres y niñas entre 15 y 49 años son Somalia (58%), Guinea (97%) y Djibouti (93%).

  • Si la tendencia actual continúa, para 2030 aproximadamente 86 millones de niñas en todo el mundo sufrirán algún tipo de mutilación genital.

  • La mutilación genital femenina se practica en niñas en algún momento de sus vidas entre la infancia y la adolescencia.

  • La mutilación genital femenina es causa de hemorragias graves y otros problemas de salud tales como quistes, infecciones e infertilidad, así como complicaciones en el parto y un mayor riesgo de muerte de recién nacidos.

  • La mutilación genital femenina es una violación de los derechos humanos de las niñas y las mujeres.

 

Por todo ello, el Ayuntamiento de Soraluze

  • Muestra su condena más firme a esta práctica cruel a la que cada día son sometidas en el mundo alrededor de 6.000 niñas y adolescentes, siendo ya más de 100 millones las víctimas que se ha cobrado esta deleznable tradición que condena a las mujeres a una vida física sexual limitada y dolorosa, y que en muchos casos conlleva la muerte.

  • Insta a la Comunidad Internacional a que trabaje en esta dirección, no sólo vigilando el cumplimiento de la legislación, sino impulsando también programas de educación y conciencia de la comunidad, potenciando a los grupos más destacados que defienden la abolición de esta práctica y apoyando a los profesionales que se oponen a la misma.

  • Defiende la necesidad de impulsar programas de prevención, tal y como se ha hecho en Euskadi, recordando que más de tres millones de niñas y mujeres están en riesgo de sufrir esta mutilación cada año.